Nuevo marketing político: comunicación gobernante-ciudadanos

José Ramón Caso
%banner%
José Ramón Caso, CEO de Ketchum. Marketing politico
%home%

José Ramón Caso, CEO de Ketchum. Marketing politico

Para que un territorio demuestre su competencia frente al resto y resulte más atractivo, necesita de un proyecto que defina bien sus planes de actuación. Un proyecto que debe tener en cuenta los distintos ámbitos que son necesarios para su puesta en marcha, siendo el de la comunicación un área muy importante que los gestores de territorios no deben descuidar.

Y es que el valor de cualquier municipio recae sobre los ciudadanos, por eso, es clave tenerlos en consideración y cuidar la comunicación de gobernantes y alcaldes con estos. Los habitantes del territorio tienen el poder; son ellos los que eligen y deciden a sus representantes y son estos últimos, los que deben responder con sus políticas para cumplir lo prometido. Un compromiso del que ahora, los ciudadanos deben estar informados.

El marketing político del SXXI

José Ramón Caso, además de ser presidente de la multinacional de relaciones públicas Ketchum, es reconocido por su labor política en los Gobiernos de Suárez y Calvo-Sotelo.  Para él, la comunicación con el ciudadano debe ser la prioridad de cualquier política que se lleve a cabo y el marketing para ello, es capital.

La recomendación de Caso para realizar un buen marketing político se centra en “hacer un buen análisis de la situación, saber qué se quiere hacer y para qué se quiere pedir el voto y luego ser muy consistente… Hay que mantener un diálogo constructivo con los habitantes de tu ciudad”, sea cual sea el tamaño del territorio.

La participación directa con el ciudadano parece fácil en un pueblo de 100 habitantes pero en una ciudad de 4 millones ya no resulta tan sencillo, pero las dificultades no deben permitir que el objetivo cambie. “Ahora gracias a internet y las redes sociales, se facilita mucho el contacto con las instituciones”.

La incorporación de las nuevas tecnologías en la vida de las personas ha provocado un cambio en la forma de gestionar la comunicación política con los ciudadanos. “Internet y las redes sociales lo están cambiando dramáticamente”. El punto de inflexión lo marcó la campaña de Barack Obama en el año 2008. “Se acudió masivamente a los medios sociales para movilizar a los jóvenes, no sólo como votantes sino como participantes de la campaña y suministradores de ideas, testigos del espíritu de cambio que quería encarnar Obama”.

Ciudadano inteligente

Pero, ¿de qué manera puede ayudar el marketing político al ciudadano? Según José Ramón Caso, este tipo de estrategia ayuda a que los ciudadanos “conozcan mejor lo que les proponen sus gobernantes… cualquiera que gobierne debe transmitir adecuadamente a los ciudadanos que es lo qué pretende hacer y cuáles son las medidas que toma. Es un proceso básicamente de información, de explicación y de convencimiento”.

Sin embargo, aunque parezca que esto sólo puede incumbir a los grandes municipios o ciudades, los pequeños ayuntamientos también pueden utilizar el marketing político para convertir al habitante en un ciudadano inteligente y activo que participa, decide y opina sobre las decisiones que toman sus alcaldes. Las redes sociales pueden ser un buen instrumento para ambos casos.

“Yo creo que las nuevas tecnologías son un instrumento fantástico para  que los políticos se relacionen con los ciudadanos y para ofrecerles mejores soluciones… En una ciudad grande, indudablemente las redes sociales e internet le dan una capacidad de comunicación y de  interactuación a los políticos enorme”.

En España hay muchos ayuntamientos que lo están haciendo muy bien en esta materia según este experto en comunicación política, por ejemplo es de destacar el caso del pueblo granadino de Jun.

Las redes sociales, un derecho civil de los ciudadanos

Jun es un pueblo pequeño de 1.841 habitantes en el que supuestamente no hacían falta las  nuevas tecnologías hasta que aparecieron. Desde el año 2000, el Ayuntamiento de Jun decidió en un pleno reconocer el derecho de sus vecinos a tener acceso a la red de manera gratuita, por lo que dotó la Casa de la Cultura con ordenadores e instructores que enseñaban a navegar.

Esta decisión les convirtió en el primer pueblo europeo que consideró el acceso a Internet como un derecho civil.

Un derecho que les otorga el territorio por decreto y gracias a él, los vecinos pueden participar desde su casa en la toma de decisiones que llevan a cabo sus gobernantes. Interactúan y participan de la actividad que marca diariamente el territorio.

José Ramón Caso, hace una última advertencia a los gestores de territorios. “El político que utilice las nuevas tecnologías dentro de sus políticas debe saber que las reglas de juego son así, que ya no se trata sólo de dar clases, de transmitir consignas, de informar de lo que voy hacer que para eso gobierno, sino que si se abren las redes sociales es para abrir un diálogo constructivo con los ciudadanos”.

Un dialogo entre alcaldes y ciudadanos que sin duda traerá mejoras para la habitabilidad de ese territorio. Ellos participan y opinan mientras que los gestores conocen de primera mano, las preocupaciones y necesidades. ¿Lo importante?; mantener un diálogo basado en el respeto a las normas de convivencia y civismo.

Comments

  • Reply Johnb902

    I’m glad that it turned out so effectively and I hope it will continue in the future because it is so worthwhile and meaningful to the community. gckeagfdcfbd

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>